El poder del Glamour

La palabra Glamour nos hace soñar con solo oírla, sin embargo, en sus orígenes nada tenía que ver con la moda, ni Hollywood, ni la atracción física.

El término original gramarye, que en escocés significa magia, encantamiento o embrujo, se remonta a 1720 y es una variante de la palabra inglesa grammar. En tiempos medievales, sugería una cierta destreza adquirida mediante el aprendizaje de lo oculto. Algo parecido a “echar una maldición.”

El escritor Sir Walter Scott, autor de Ivanhoe y novelas del género, popularizó en sus obras el sentido original de magia o hechizo a mediados del siglo XIX. A partir de entonces, el término empezó a cambiar pasando de las palabras a los objetos con propiedades mágicas,  como talismanes y joyas, que ayudaban adquirir un atractivo especial.

Después de la Primera Guerra Mundial, Hollywood retiró definitivamente la connotación sobrenatural del término y cubrió a sus actrices y actores de joyas, vestidos y coches lujosos en ambientes y mansiones de ensueño, dando paso a la era dorada del cine, tambien llamado glamour de Hollywood.

En sentido moderno, Glamour es un adjetivo que hace referencia al encanto misterioso y seductor, a la belleza física e incluso a la atracción sensual y romántica que nos provoca una persona o ambiente. Se caracteriza por no ser tan opaco como para ocultarlo todo, ni tan transparente que lo deje todo a la vista.

En su libro “El poder del Glamour”, Virginia Postrel lo diferencia de otros conceptos como el lujo, la celebridad o el carisma y lo define como una retórica no verbal, principalmente construido en base a imágenes, “que nos empuja a creer que el tipo de vida que soñamos existe y a desearla todavía más.” Según la autora, “el glamour tiene tres elementos esenciales: 1. la promesa de escapar y transformarnos, dejando que nos proyectemos en una situación deseada; 2. gracia, eliminando u ocultando las propias imperfecciones; y 3. misterio, dejando algunas cosas para la imaginación.”

ivanhoe
Novela épica medival protagonizada por Ivanhoe, Robin Hood y la bella Rebecca

marlene-shanghai-express-1932-josef-von-sternbergLa glamourosa Marlene Dietrich en el film Shanghai Express (1932)

queen-ii
Marlene Dietrich inspiró la portada del album de Queen (1974)
marily-gentlemen-1953
Marilyn Monroe en Ellos prefieren las Rubias (1953)
cigarette holder margaret-1956
La princesa Margaret Rose fue la aristócrata con más glamour de la historia (1956)
breakfast_at_tiffanys_still_4
Holly, interpretada por Audrey Hepburm, imita el glamour de la Princesa Margaret (1961)
jackie-kennedy
Jacqueline Kennedy, la primera dama más glamurosa de la Casa Blanca (1961)
3 Get Smart_S02EP15
En clave de humor: Superagente 86 Kiss of Death (S02E15), 1966
cate-blanchett-rainbow-givenchy-cannes-2018
Cate Blanchett, presidenta del jurado 74º Festival Internacional de Cannes: glamour las 24hs

Conclusión: el glamour es una cualidad artificial, aparente y efímera que se construye a gusto del consumidor.•

 

 

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close