Veneno en la piel

El fin del verano se acerca y es un buen momento para pensar en los cuidados que nos vamos a dedicar para el cambio de estación, empezando por lo más básico: el cuidado de nuestra piel.

El mercado está lleno opciones para todos los presupuestos, y en este post voy a hablaros de los tratamientos de la británica Deborah Mitchell (52), la esteticista de las manos de oro,  que empezó su carrera en la década de los 80 haciendo limpiezas de cutis y poniendo pestañas postizas y hoy es una empresaria de éxito. Hasta tal punto, que tiene sus manos aseguradas en 15 millones de libras.

La historia de Deborah es motivadora como pocas. Se inició en el mundo de la belleza a los 17 años como manicura a domicilio. “Empecé con un paquete de uñas postizas de 10 libras y mi primera clienta me dio una propina de 1 libra,” recuerda.  Como muchos jóvenes de su edad, Deborah padecía un acné severo para el cual los productos que había en el mercado no hacían más que dejarle rojeces. Por esa razón, empezó a experimentar con sus propias fórmulas hasta que dio con una mascarilla calmante de camomilla que compartió también con sus clientas, y ellas empezaron a pedirle soluciones para otros problemas, motivándola a profundizar su formación en tratamientos faciales hasta que se graduó en la prestigiosa Hale Clinic de Londres.

“Mis manos son muy importantes para mí porque en cualquier momento podrían llamarme para asistir a un viaje importante con un cliente y no querría defraudarlos”, comentó Mitchell. Su primer contacto con el mundo de los famosos llegó a través de Tracey Taylor, la esposa del guitarrista de Duran Duran, Andy Taylor que, por cuestiones de agenda, tuvo que apuntarse a una lista de espera de 3 meses.  “Trabajaba a diario de 7:00 a 19:00 con mis clientas habituales y no las iba a dejar colgadas; creo que eso también aumentó mi atractivo,” explica Déborah. “De repente, estaba atendiendo a toda la banda y sus mujeres y, sin darme cuenta, un día estaba en Los Ángeles aplicando un tratamiento a Jack Nicholson al lado de la piscina!”

Un día, mientras atendía a la duquesa de Cornwall, se vio reflejada en un espejo y se dijo a sí misma “¿Sabes qué ‘D’? Necesitas un poco de Botox.” Pero el disgusto que le provocaba la conocida agresividad del tratamiento la impulsó a buscar una alternativa natural. “Me fui a la cama esa noche y, como me pasa con la mayoría de mis productos, soñé con ello. Mi hermana, que vive en la misma calle que yo, es apicultora, así que tenía un montón de información sobre las abejas y la miel en mi cabeza. Cuando me desperté, sabía lo que tenía que hacer.”

El resultado es Abeetoxin®,  el veneno de abeja que engaña a la piel para que piense que la han aguijoneado, cuya reacción hace que aumente el riego sanguíneo estimulando la producción de colágeno y elastina.

Así nació su línea de tratamientos Heaven Skincare en los años noventa. Uno de los productos superventas es la mascarilla facial de veneno de abeja con efecto bótox. Su efecto tensor en la musculatura de la cara, alisa y reafirma la piel, haciendo que las líneas de expresión y las arrugas se marquen menos. Su empresa está valorada en unos cuarenta millones de euros y en su agenda de clientas tiene a famosas como Victoria Beckham, Gwyneth Paltrow, Camila Parker-Bowles o Kate Middleton. Sus productos se venden en todo el mundo a través de su página web o mediante distribuidores en 15 países, incluidos UAE y China. Deborah Mitchell dona una parte de los  beneficios de su empresa a organizaciones de protección de las abejas y se ha ganado el título oficial de Guardiana de las Abejas en UK.

Su producto estrella, Bee Venom Mask se vende en 3 formulaciones: Silver, que contiene un cantidad baja de Abeetoxin; Black, recomendada para hombres que tienen la piel más gruesa y finalmente Gold, con veneno de abejas reina. Este último es muy difícil de conseguir  ya que sólo hay una reina por colmena, el precio de la onza (28,35 gr) alcanza las £110.000 mientras que el veneno convencional ronda las £30.000 libras.

Entre las condiciones que la compañía de seguros puso a Deborah se la obliga a tomar medidas para proteger sus manos, como no abrir puertas, llevar guantes para pasear a sus perros y evitar la fricción de las correas, utilizar guantes  para cuidar el jardín, manejar todos los cubiertos con guantes de seda y tiene prohibido utilizar menaje de cocina que pueda producir quemaduras como ollas, sartenes, el hervidor de agua o electrodomésticos como el microondas y el horno. Dedica 30 minutos a diario a hacer ejercicios con las manos y masajearlas con aceites de cera de su propia marca.•

Debs and hands
Deborah Mitchell y sus manos mágicas
Heaven-Skincare-Bee-Venom-Masks
Las 3 mascarillas de Heaven Skincare
full line Heaven Skincare
La línea completa de Heaven Skincare sigue creciendo
celebrities heaven
Vic Beckham, Kate Middleton, Gwyneth Paltrow, Katie Perry, las hermanas Minogue o Beyoncé entre su clientela

 

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close