El uniforme sexista de Hooters

Cuando una multinacional del sector de la restauración se llama tetonas (esa es la traducción del nombre de la cadena), y su estrategia de marketing está basada en el aspecto hipersexualizado de sus camareras, la provocación y la controversia están servidas.

Tras el intento frustado de abrir el primer establecimiento en el centro comercial Vilamarina de Viladecans, la franquicia abrió en Castelldefels (Barcelona), junto a otros competidores en comida rápida, dando inicio a un plan de 15 aperturas previstas en toda España, que se suma a los 430 puntos que Hooters tiene en 28 países.

Manifestaciones feministas, una moción de apoyo del Pleno del Ayuntamiento a las mujeres y ataques de encapuchados contra el establecimiento han dejado claro el rechazo social que este modelo de negocio provoca en la sociedad. Pero la prueba de que algo está cambiando positivamente ha llegado la semana pasada, cuando una Inspección de Trabajo ha expedientado al restaurante Hooters de Castelldefels (Barcelona) por incurrir en una infracción relativa a la “dignidad de las trabajadoras” en el desarrollo de su trabajo por su vestuario (una camiseta de tirantes ajustada, escote y minishort que muestra parte de los glúteos).

La Inspección de Trabajo considera que se presenta a estas camareras como un reclamo sexualizado y no únicamente como una persona que está ejecutando una relación laboral, a diferencia de los trabajadores que usan camiseta naranja con el logo de la marca y pantalón largo. También asegura que no está debidamente justificada la selección del vestuario utilizado por las trabajadoras ya que el puesto de camarero exige la atención al público, el conocimiento de los menús disponibles, servir y recoger mesas, tomar los pedidos, preparar algunas bebidas o cobrar a los clientes, entre otras cosas. Inspección de Trabajo considera la situación como una infracción muy grave en materia de relaciones laborales y ha extendido acta de infracción a la empresa.

El sindicato CCOO, que interpuso una denuncia a la empresa Hooters de Castelldefels por las condiciones laborales de las trabajadoras, ha asegurado que la cadena es muy conocida en Estados Unidos con el sobrenombre de breastaurant o restaurante de las tetas. Comisiones Obreras valora muy positivamente esta resolución porque favorece la acción sindical para erradicar esta práctica “discriminatoria y vejatoria” contra las mujeres trabajadoras al cosificarlas.

En el transcurso de las actuaciones de investigación de la Inspección de Trabajo, la empresa comunicó que dejó de operar bajo la marca Hooters y que el establecimiento sería sustituido por otra marca de restauración.

v4-728px-Become-a-Hooters-Girl-Step-5
Así visten las chicas Hooters
IMG_3880
Diferencias de entre los uniformes de la plantilla
manifestacion_castefa_1
Rechazo social y denuncia de CCOO

Nos alegramos de la actuación de las partes y, especialmente, del cambio en la mentalidad social que ha impulsado la aplicación de las leyes vigentes y el cambio de marca, ahora son Chessy Chicken.

Fuente: EFE.•

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close