Bañadores y Bikinis inolvidables

¡Ha llegado el verano astronómico! La estación que nos hace pensar en las vacaciones, los días más largos cerca del mar o la piscina y la diversión. Como cada año,  también nos ponemos a punto para vestirnos con una de las prendas que más nos gusta pero también nos provoca muchas dudas cuando vamos a elegir la que nos sienta mejor.

¿Bañador o bikini?

Esta pregunta aparece desde hace mucho más tiempo del que imaginamos. Tanto en la Grecia clásica como en la época romana, las mujeres deportistas aparecen en bikini. Un mosaico encontrado en la Villa Romana del Casale (286–305 AD) en Sicilia, es una de las primeras ilustraciones que documentan el hecho. Actualmente, las mujeres mostramos nuestro cuerpo en público condicionadas por numerosas pautas sociales, culturales, religiosas o políticas que censuran nuestro derecho a vestir como nos plazca.

Elisabeth Taylor llevó un bañador blanco que resaltaba tanto sus curvas perfectas, especialmente al salir del agua, que causó sensación en su época. Fue en la película “De repente, el último verano” dirigida por John Mankiewicz. La escena se filmó en Begur, Costa Brava catalana, a pocos kilómetros del Castell d’Aro que también hizo de plató para algunas escenas que aparecen en el guión cinematográfico como la isla de “Cabeza de Lobo.”

La actriz Sue Lyon tenía apenas 14 años cuando protagonizó el film “Lolita” dirigido por Stanley Kubrick. La adaptación de la novela de Vladimir Nabokov supo esquivar la censura de la época y ella deslumbró tomando el sol en el jardín (des)vestida con un bikini que disparaba la imaginación con su actitud de adolescente seductora.

En los años 60s, no hubo un bikini más exótico ni famoso que el de Raquel Welch en el film “One million years BC,”  gracias a que Úrsula Andress, la chica Bond más deseada del momento, rechazó el papel por cuestiones económicas. El escueto traje lo creó el británico Carl Toms, reconocido diseñador de vestuario para espectáculos. En un documental sobre su vida, Welch recuerda: “Carl me envolvió en piel de venado y yo posé mientras él trabajaba con las tijeras.” El poster de la película vendió 50.000 unidades en una semana, garantizó el éxito de la película en taquilla y la convirtió en diosa de la gran pantalla, fama que se le había resistido durante años. Estaba divorciada de su primer marido, tenía dos hijos y su carrera en la 20th Century Fox estaba estancada.

Meses antes del lanzamiento de la famosa serie de la ABC “Los ángeles de Charlie” (1976), la modelo y actriz Farrah Fawcett posó en un bañador diseñado por Norma Kamali ante el objetivo del fotógrafo Bruce McBroom, con un resultado inesperado: fue el poster mejor vendido de la historia. Su pose espontánea, la melena rubia peinada al “brushing” y su sonrisa magnética son una auténtica leyenda. Después de su muerte en 2016, el bañador fue donado por su familia al Smithsonian’s National Museum of American History de Washington.

Los bañadores rojos se adueñaron de las series cuando llegaron los “Vigilantes de la playa” en sus seductores trajes de la marca Speedo, con el corte de piernas alto que marcaron los años 90. Dos décadas más tarde, Speedo en colaboración con la NASA creó Lazer, un traje de baño de alta competición 100% poliuretano que revolucionó el mundo del deporte permitiendo a los nadadores batir más de 130 marcas de tiempo. Las altas prestaciones del diseño provocó que la FINA los prohibiera en 2010.

El personaje de videojuegos Lara Croft · Tomb Raider, franquicia desarrollada en 1996, cobró vida para el cine interpretado por Angelina Jolie, en 2001. El bikini que lució la actriz era sexy y deportivo al mismo tiempo, aunque tuvieron que rellenar el sujetador para mostrarla más parecida al aspecto del videojuego. El diseño de los tirantes y el corte de la braguita anchos, seguros, con un aspecto completamente funcional, deja claro que se trata de una prenda para dar guerra. Fue un gran éxito en taquilla e hizo de Jolie una estrella de fama internacional. También marca un cambio en la silueta de las mujeres: del seductor reloj de arena que reinó en el siglo XX al atlético triángulo invertido del nuevo milenio.

Mosaïque_Piazza_Armerina
Piazza Armeritza · Sicilia (IT), mosaico del siglo IV
elizabeth-taylor-white-swimsuit
Elizabeth Taylor interpreta Suddenly, last Summer (1959)
lolita.jpg
Sue Lyon en Lolita (1962)
2 2 rachel-welch-caves
Rachel Welsh (1966)
2 1 Farrah Fawcett
Farrah Fawcett (1976)
shark-skin
Los olímpicos Michael Phelps y Natalie Coughlin en sus “shark skin”, el Speedo LZR Racer (2008)
4 2 baywatch-1989
Bañadores Speedo de la serie Baywatch (1989-2001)
1 angelina-tomb-raider
Las dos versiones de Tomb Raider: cine y videojuego
Storia-del-bikini
Micheline Bernardini posa en la piscina Molitor-París (5 Jul 1946)

Cierro este post con la versión moderna del bikini que el ingeniero mecánico Louis Réard diseñó mientras llevaba la tienda de lencería de su madre, próxima a Les Folies Bergères de París. Inspirado por las chicas de Saint Tropez, que se enrollaban los lados de los bañadores para broncearse mejor, Réard diseñó el bikini con 4 triángulos y apenas 194 cm² de un tejido impreso con motivos de papel de periódico. Por primera vez, un bañador dejaba el ombligo ¡al descubierto!. La prenda resultó ser tan escandalosa que ninguna modelo profesional quiso fotografiarse en él y el ingeniero contrató a una bailarina nudista para la presentación ante la prensa. En la imagen, Micheline sujeta la caja que sirve de envase para el bikini.•

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close