Cómo elegir tus perfumes

Los perfumes y las colonias son esencias que llevamos para acentuar nuestra belleza e incluso para seducir a otras personas. Tienen el poder de levantarnos el ánimo, traernos buenos recuerdos, o simplemente, reconfortarnos.

¿Cómo saber cuál es el adecuado para tí?

Los perfumes  y colonias están construídos sobre tres capas o “notas”. La nota de salida suele ser fresca y se evapora más rápidamente, la nota central o de corazón tiene  intensidad media, generalmente florales y la nota de fondo son las más intensas, permanencen por más tiempo y suelen ser orientales y amaderadas.

El perfume hay que comprarlo sin prisas. Evita oler directamente del frasco, porque el alcohol ataca al olfato y anula las notas diferenciadoras. En la mayoría de perfumerías disponen de unos cartoncitos alargados que se impregnan con el perfume (moulliettes). Colócalos a unos centímetros de la nariz y aspira. Si tu olfato es normal, no podrás procesar más de tres aromas seguidos, simplemente por que la capacidad olfativa se satura. Si la fragancia te resulta agradable, pruébala sobre la piel de tus muñecas, déjala reposar durante unos minutos y vuelve a olerla. Recuerda que los perfumes reaccionan según la piel, y por tanto, podemos decir que un perfume no produce siempre el mismo olor.

Conocer las familias olfativas te ayudará a encontrar las fragancias que mejor te representan entre sus variedades:

FLORAL 

Es una de las familias de perfumes que posee mayor tradición dentro de la larga historia de la perfumería, agrupa todos los perfumes cuyo tema principal gira en torno a una flor o a un bouquet de flores. Se construyen por asociaciones olfativas de diferentes flores o bien por contraste aromático, lo que conduce a acordes florales más creativos y silvestres. El jazmín es la flor más apreciada de esta familia. Ejemplos: Amor, Amor de Cacharel; Untitled de Maison Martin Margiela; Aqua di Gió de Armani; Amarige de Givenchy.

FRESCA

Frutal : En los últimos años las esencias de frutas han entrado en las probetas de ensayo de los grandes perfumistas. Si primero solo abundaban olores frutales como la bergamota, el limón o la flor de naranjo, ahora se añaden aromas como los de uva, higo, piña, melón, mora o ciruela. Incluso algunos maestros innovan las fórmulas con la inclusión de esencias de tomate. Ejemplos: Boss Bottled Sport, de Hugo Boss.

Hespéride: Son fragancias cítricas, con notas de bergamota, naranja, limón, pomelo y mandarina. Estos perfumes se destacan por su frescura y ligereza, y comprenden las primeras “Eaux de Cologne”. Ejemplos: CK One, de Calvin Klein.

ORIENTAL

Las fragancias orientales son cálidas y se decantan por la vainilla y esencias que dotan de un carácter sensual a la composición, que a veces puede tener giros gourmand con notas dulces, como el chocolate, dando lugar a perfumes sofisticados y envolventes. Los perfumes orientales engloban a veces los “amabarados”. Ejemplos: Armani Code para él o 212 Sexy, de Carolina Herrera, para ella.

Chipre: El éxito de “Chypre” de Coty en 1917 dio origen a esta familia. Es una  composición rica y persistente a base de madera, reposa sobre acordes de musgo, patchuli y bergamota. La riqueza de las notas chipre se integra muy bien con las notas frutales o florales. Ejemplos: Viaje a Ceylan de Adolfo Dominguez (para ella).

Especiada: Son las fragancias más exóticas comparadas con las otras e incluso pueden ser picantes. Es una familia que ha evolucionado mucho en los últimos años y en su composición se mezclan notas aromáticas que resultan habituales en las artes culinarias, como el comino, el cardamomo, el coriandro, la albahaca, la pimienta, la salvia o los granos, como los de café o chocolate. Ejemplos: Loewe Pour Homme Sport o 7 Loewe Sport.

AMADERADA

Estos perfumes adquieren un carácter cálido u opulento cuando predominan el sándalo o el pachuli, volviéndose más secos o verdes con la presencia del cedro y del vetiver. A veces van acompañados de un toque de frescura hespéride o de notas aromáticas. Ejemplos:  One Million, de Paco Rabanne.

Aromática: se componen principalmente de salvia, romero, tomillo y lavanda, acompañados generalmente de notas hespérides y especiadas. El carácter viril de estas composiciones convierte esta familia en una de las más desarrolladas en la perfumería masculina. Ejemplos: Acqua di Giò, di Giorgio Armani (para él).

faimly-wheel

En un mundo ideal, deberíamos tener un juego de cuatro perfumes, 2 para el día a día según la estación del año (invierno-verano) para las actividades cotidianas como el eau de toilette–trabajo, deporte, estudios−y otros 2 de vestir para ocasiones especiales−cenas, fiestas o encuentros interesantes−pero si por razones de presupuesto hay que reducir las opciones, dos perfumes (diario-noche) serán suficientes.

Espero que esta breve guía te ayude a encontrar tu perfume favorito.•

 

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close