Vestida para una entrevista de trabajo

La originalidad es la clave para elegir todo un guardarropa o qué vestir en una entrevista de trabajo. De hecho, tiene más sentido expresarte de una forma original y marcar la diferencia del resto de candidatas, que posiblemente vistan con blusas de mangas tres cuartos y faldas lápiz. Actualmente, el traje de chaqueta y los tacones altos ya no son el uniforme esperado, pero siguen existiendo unas pautas básicas.

¿Qué regla seguir entonces?

La ropa nos hace sentir de cierta manera. Viste prendas con un corte que te sienten bien. Pruébate toda la ropa, siéntate, levántate. Ponte los zapatos y camina, píntate con el labial rojo o el delineador de trazo grueso y siempre lleva la ropa interior adecuada. Usa todo el conjunto al menos unos 10 minutos, aunque no salgas de tu habitación. Si te vas a vestir con algo nuevo, o quieres dar un toque especial para la entrevista, te resultará muy útil probártelo antes del día señalado, para comprobar que te sientes cómoda y a gusto. No hay nada más incómodo que estirar de la falda por que se sube demasiado, los tirantes del sujetador que se caen de los hombros, el sweater que causa picores o los zapatos te hacen tanto daño que te cuesta caminar. Piensa en el clima que habrá en la oficina, para que el aire acondicionado (o la falta del mismo) no te haga sentir incómoda. Verás que con estos consejos te sentirás segura, te olvidarás completamente de tu aspecto y podrás concentrarte en lo más importante: tu entrevista de trabajo.

¿Qué más necesitas saber?

Estilo: Evita las prendas impactantes para que durante la entrevista se mantenga el interés en tu personalidad y tus competencias. Tu vestuario es una señal de que has entendido que los entrevistadores están en una posición decisiva y tú te muestras respetuosa y atractiva al mismo tiempo. Es muy recomendable conocer cómo es el ambiente en el que vas a entrar y eso incluye el aspecto de sus empleados; muchas veces es suficiente con buscar la empresa en internet o incluso visitarla a la hora en que entran o salen sus empleados. Si tienes dudas, puedes apostar por un aspecto más clásico y no te equivocarás.

Color: Llevar un máximo de 3 colores te ayudará a mantener un equilibrio en el conjunto que sea agradable a la vista. Evita toda clase de brillos en los tejidos o detalles en las prendas y huye de los complementos recargados. Recuerda que los tonos muy oscuros o muy claros añadirán cierto dramatismo a tu aspecto y por tanto, los colores neutros de intensidad media serán tus aliados. Según estudios realizados en el Reino Unido, el peor color para llevar en una entrevista de trabajo es el naranja (95%), le siguen el rojo (84%) y el rosa (83%). De más está decir que las manchas o marcas de roces ha descartado a un 59% de los candidatos.

Belleza: Acertarás con un maquillaje natural y un pequeño toque de color: si llevas labios rojos, no marques los ojos y viceversa. El perfume es un accesorio de gran importancia, se asocia con códigos muy personales y pueden convertirse en un campo de minas. Las fragancias más recomendables son de las familias frutal y cítrica, que son estimulantes, expresan frescura y suavidad aunque hay sectores donde no se admiten en absoluto como el farmacéutico o la alimentación.

Downloads141
De mayor (izq.) a menor formalidad (der.) una imagen siempre profesional.
2 gig
Un conjunto actual si el sector de la empresa es tradicional.
1 gig
Ideal para empresas creativas, tecnológicas o de servicios no tradicionales.

 

Te dejamos estas ideas para inspirarte, aunque las opciones son infinitas. Como has visto, hemos descartado los jeans por ser la prenda más sencilla y rebelde de todo el guardarropa, y en esta ocasión es mejor demostrar más imaginación y adaptabilidad para el entorno laboral. •

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close