¿Por qué los Reyes Magos regalan perfumes?

En el mito de los tres Reyes Magos, éstos llegan con sus camellos cargados de regalos desde algún lugar de Oriente para hacer una ofrenda a un niño recién nacido en la ciudad cananea de Belén. El gesto de los Magos  ayudó a estos flamantes padres a financiar un largo e imperativo viaje familiar, que hoy en día  llamaríamos exilio.

Los regalos no se eligieron al azar y cada mago empleó a fondo su sabiduría y super poderes.  El anciano Melchor entregó la mirra, o símbolo del hombre, que es estimulante, calmante y antioxidante, unos ingredientes asociados a proteger y alargar la vida.
El joven Gaspar entregó el incienso, o símbolo de Dios, que es reconfortante, antidepresivo y refuerza el sistema inmunológico. Entre sus propiedades está el de ayudar a superar el stress.
En cambio, Baltasar, el subsahariano práctico, entregó el oro, o símbolo del Rey, que ayudó a la familia a llegar a Egipto.

800-mirra-inciense-gold

perfume-playgirl

En la Antigua Roma no había reyes, pero algunos cosméticos y perfumes eran tan caros que sólo los más ricos y las prostitutas se los podían permitir. Las esencias más caras de aquellos “diseñadores” procedían de China, Germania y Galia, y para complacer a las clases menos adineradas aparecieron versiones más baratas (¿suena familiar?), pues a quien olía bien, se le presuponía poseedor de riqueza.
Cicerón, harto de los olores, llegó a decir que “el mejor perfume para una mujer era ninguno en absoluto.”
Igual que en la actualidad, había una esencia apropiada para cada ocasión.


 

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close