Lounge: la ropa cómoda “low cost”

En una economía dominada por la crisis financiera, el mundo de la moda ha dado un vuelco hacia la ropa y los complementos cómodos.

El chaleco se ha revelado como una alternativa al blazer tanto para hombres como mujeres y los jóvenes se han ajustado gorros de lana al estilo de Hancock, el personaje del actor Will Smith.
La música ha influido en la industria del calzado y, anticipándose a esa demanda, Nike, Converse, Lanvin, Dior y Gucci lanzaron zapatillas altas parecidas a las que llevó Jay-Z en el video “Umbrella” de Rihanna y las modelos Kate Moss, Natalia Vodianova y Agyness Deyn se ataron las bailarinas, igual que la cantante.

Aparecieron los trajes con shorts en Vogue USA, apadrinados por Marc Jacobs, Vivienne Westwood y Balenciaga en una campaña llamada “Keep It Short” o “en corto” y vimos pantalones tipo pijama para hombres diseñados por MiuMiu y Veronique Branquinho.

La prendas baratas adquieren prestigio mediante la recomendación de celebrities, marcas de referencia y tiendas vintage. En sólo un mes, los vaqueros de $60 de la sueca Cheap Monday vendieron más de 6000 unidades y Barneys NY, en la exclusiva Madison Avenue, vendió mil prendas en apenas dos horas, con precios entre $15 y $45, gracias a una colección cápsula de la marca Target diseñada por Proenza Schouler.

Antes del estreno de “Sexo en la ciudad: la película,” Sarah Jessica Parker se presentó a la promoción con un vestido de la tienda outlet Steve & Barry’s que costó $8,98; la empresa presentó concurso de acreedores unos meses más tarde, pero la popularidad que le dio el anuncio animó a un nuevo grupo de inversores a rescatarla. Y la estilista de Sarah, la diseñadora Patricia Field, lanzó una colección de 35 piezas a precios asequibles, entre $120 y $390, para Marks & Spencer en el Reino Unido, con igual éxito de ventas.

hancock-2008-will_smith-beanie
Will Smith interpreta a  John Hancock (2008)
marc jacobs 2008-shorts
Marc Jacobs SS·2008

700 bitten-sarah

patricia-field-mns
Patricia Field para Marks & Spencer, 2008

Los esperados momentos de glamour también se han visto afectados por la economía, con la cancelación de los Golden Globes Awards por huelga y una ceremonia de los Oscar de lo más austera, con escasa presencia de estrellas, como lo cuenta Britannica en su reseña anual.•

 

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close